Camino de Santiago; lesiones habituales

Ruta Jacobea; las lesiones más habituales durante el Camino de Santiago

Ruta-Jacobea-lesiones

Durante el transcurso del Camino de Santiago somos propensos a sufrir diferentes tipos de lesiones, normalmente se pueden considerar lesiones leves, pero que si no reciben el correcto tratamiento y la debida atención se pueden agravar, llegando a incordiarnos durante todo el trayecto y fastidiarnos nuestra experiencia.


Las lesiones más comunes del peregrino en la Ruta Jacobea son las que afectan principalmente a las articulaciones y las que se producen en los pies.

Los esguinces suelen ser las lesiones más habituales, suelen producirse a nivel del tobillo y ocurren habitualmente por un mal apoyo del pie en terrenos irregulares, sobre todo en bajadas. Asimismo ir sobrecargados influirá negativamente en la lesión y agravará el esguince.

Los esguinces se pueden prevenir utilizando el calzado adecuado que sujete debidamente el tobillo y cargando el menor peso posible. Gracias a servicios como Xacotrans podemos evitar cargar con nuestras mochilas innecesariamente, ya que con una sola llamada recogen nuestro equipaje en el momento y el lugar indicado y lo transportan a nuestro siguiente emplazamiento, permitiéndonos disfrutar y centrar todos nuestros esfuerzos en la Ruta Jacobea.

Si por cualquier motivo no podemos evitar el esguince y siempre y cuando no se haya producido una rotura de ligamento, aplicar hielo, reposar durante un par de días y si fuese necesario tomar algún antiinflamatorio suele ser suficiente para mejorar la lesión.

Las rozaduras y ampollas son lesiones de carácter leve, ineludibles cuando andamos largas distancias durante horas.
Normalmente estas lesiones se evitan utilizando el calzado adecuado, es importante mantener siempre las uñas cortas y aún así será inevitable sufrir este tipo de heridas que se pueden tratar con una higiene y desinfección adecuada con Betadine y protección con tiritas o esparadrapo.

Añade un comentario