y tú, ¿Qué utilizas? ¿Bordón o Bastón?

¿Bordón o Bastón?

 

bordón-camino-santiago

fuente: elcaminodesantiagodesdeasturias

Muchos de los peregrinos somos un poco reacios a llevar el bordón tradicional o algún bastón que se les asemeje, tal vez porque pienses que va puede resultarte un bartulo más con el que cargar. Sin embargo, el bordón es muy útil en el Camino, por lo tanto, altamente recomendable.

Durante siglos, el bordón era para el peregrino un elemento indispensable en el Camino. El tradicional es de una madera de avellana o castaño, los peregrinos lo utilizaban como apoyo para caminar y para protegerse de los peligros que se podían encontrar durante el transcurso del Camino. Actualmente, el bordón tradicional se ha sustituido por palos de trekking usualmente extensibles que se utilizan para realizar senderismo o montañismo.

Tanto el bordón como los palos pueden resultar realmente útiles en el Camino, el uso de este utensilio supone sin duda menor cansancio y menor riesgo de lesiones. Ambos cumplen de igual manera su función servir de apoyo en las vías más incómodas o incluso cuando bajamos cuestas demasiado empinadas.

Hay varias cosas que tener en cuenta a la hora de elegir un buen bastón o bordón:

El bastón debe ser ligero, cuanto menos pese más cómodo será para caminar. Además, debe tener un ancho (no debe llegar los dedos a la palma de la mano)

y altura (medir un par de palmos más que el que lo porte) determinada y terminar en punta para que se sujete con perfección a los senderos del Camino.

Hoy en día existe otra variante al bordón o bastón, muchos peregrinos han comenzado a llevar dos bastones, uno a cada lado, como si de esquiar se tratase. Todos coinciden que el hecho de llevar dos bastones reduce la fatiga, aumenta la velocidad y se reduce la presión acumulada en los pies, rodillas y espaldas.

No dudes utilizar un alguno de estos elementos en el Camino, se convertirá en una prolongación de tu mano 🙂

Añade un comentario