MUCHOS PEREGRINOS AFIRMAN HABER SENTIDO EL ESPÍRITU DEL PEREGRINO EN EL CAMINO DE SANTIAGO

El espíritu del peregrino

Espíritu del Peregrino

El Camino a Santiago lleva consigo varios mitos. Probablemente el que tiene más fuerza es el mito del Espíritu del Peregrino. Antes de emprender la aventura de hacer este Camino como peregrino debes prepararte física y espiritualmente mediante la oración. Ya que no solo se trata de un camino que transitarás físicamente, sino que también recorrerás un camino interior.

De hecho, muchos peregrinos indican que después de hacer el Camino de Santiago, cambia su perspectiva de la vida porque experimentan distintas enseñanzas a lo largo del viaje. Ahora verás las principales lecciones que los peregrinos logran aprender en esta aventura.

Autoconocimiento

A lo largo del camino aprendes a conocerte mejor a ti mismo ya que el Espíritu del Peregrino te ayuda a ser más consciente de la forma en que tomas decisiones a lo largo de un camino que refleja la realidad de tu vida, con tramos difíciles y fáciles, alegrías, tristezas, etc. Hay detalles pequeños y no tan pequeños que suceden durante el recorrido que te generan un sentimiento espontáneo que sólo puedes experimentar en el Camino a Santiago.

Compartir y ayuda mutua

También, notarás cómo el Espíritu del Peregrino influye a la hora de compartir. Verás como otros peregrinos estarán alegres de compartir con otros peregrinos, no solo lo que les sobra, sino lo que tienen. Ya sea, algo material como comida, agua, frutas, merienda… o también algo intangible pero muy valioso como su tiempo, pensamientos, triunfos.

Los peregrinos se ayudan unos a otros sin esperar nada a cambio, el sentido de hospitalidad se magnifica en el Camino de Santiago.

Identificar qué es lo más importante

Debido a que no puedes llevar muchas cargas durante el largo camino, te ves obligado a tener que prescindir de muchos accesorios que piensas que podrías necesitar, y te enfocas en llevar lo esencialmente importante. Esto es algo que te da una enseñanza muy valiosa y es aprender a vivir con lo justo.

Aprendes que no todas las cosas son realmente necesarias, pero algunas pocas sí lo son. Es entonces cuando te despojas de lo material que toma fortaleza la parte espiritual, y al regresar del viaje piensas en las cosas que pudieras cambiar en tu vida cotidiana y entiendes que muchas veces te preocupabas por cosas que no eran realmente importantes.

De tal manera que el Camino de Santiago no solo es atractivo para muchos por sus bellos paisajes y su diversidad cultural, sino principalmente esa sensación que hace que los peregrinos se sientan realmente más cerca de Dios.

Añade un comentario