Elección del calzado para hacer el Camino de Santiago

Recomendaciones para elegir el calzado perfecto para hacer el Camino de Santiago

calzado-camino-de-santiago

Al decidir adentrarse a la aventura de peregrinación por el Camino de Santiago no podemos descuidar el instrumento principal e imprescindible para poder llegar con éxito y en las mejores condiciones hasta la meta: nuestros pies.

Y es que nuestros pies serán los mejores aliados a lo largo de esta ruta, por esto mismo debes utilizar un calzado adecuado para protegerlos durante las largas caminatas de 20 a 25 km al día (algo a lo que nadie está habituado).

Para evitar que esta bonita aventura se convierta en todo lo contrario, presta atención a los siguientes tips:

Tipos de calzado: uno de los errores más grandes de los peregrinos es no tener calzado idóneo para cada uno de los diferentes terrenos.

  • Botas: para terreno natural. Son ideales para invierno. Preferiblemente de caña media e inclinada para brindarle sujeción al tobillo y a su vez no causar ninguna molestia a la hora de caminar. De algún material transpirable e impermeable, con lengüeta acolchada, punta y talón con goma de caucho reforzada al igual que la suela.
  • Zapatillas de trecking: para el asfalto. Aportan mayor comodidad, ligereza y transpiración.
  • Sandalias: para descansar los pies durante tramos cortos del camino. Multifuncionales e ideales para brindar comodidad y refrescar el pie.

Talla: es importante que el calzado no quede ni muy grande ni muy ajustado. Que los dedos no rocen con el fondo de la zapatilla pudiendo introducir un dedo en el tobillo si pegamos el pie hacia adelante.

Recomendaciones:

  • Nunca estrenar calzado ni utilizar uno demasiado desgastado. Lo ideal es llevar un calzado usado, en perfectas condiciones y ya acostumbrado al pie con el que se haya entrenado anteriormente.
  • Aunque el tramo sea corto, hacer cambio de zapatos te ayudará a disminuir la aparición de ampollas y heridas
  • Revisar que el calzado este en perfecto estado tanto interna como externamente y que este proporcione un agarre adecuado para los pies.

Añade un comentario