¿Cómo actuar contra las ampollas en el Camino? Material necesario y recomendaciones

Sugerencias para curar las ampollas en el Camino de Santiago

 

contra-ampollas-recomendacionesen-camino-santiago

 

El Camino de Santiago además de ser una misión espiritual, también es un desafío físico para todos los senderistas. Durante varios días someterás a tu cuerpo a largos recorridos, caminos escabrosos y temperaturas cambiantes. En este caso, tus pies serán los responsables de llevarte hasta el último tramo, por lo que es posible desarrollar una que otra ampolla durante el trayecto.

Todos sabemos que estas lesiones en los pies pueden llegar a ser muy dolorosas. Así que actuar contra ellas a tiempo te permitirá disfrutar de la peregrinación y alcanzar el final de la travesía sin mayores inconvenientes.

 

¿Cómo curar las ampollas en el Camino de Santiago?

Los pies de cada viajero reaccionan de forma distinta a las exigencias del Camino de Santiago. Sin embargo, las ampollas más comunes en el senderismo son las transparentes y las de sangre. En ambos casos sentirás dolor, incomodidad e incluso pueden aparecer infecciones.

  • En cuanto detectamos la aparición de una ampolla, lo primero que debemos hacer es lavar nuestros pies con jabón neutro y dejar que estos respiren. La ampolla la podemos limpiar con yodo o alcohol y aplicar crema antiséptica. Procura tomarte el día para sanar lo más que puedas y evitar que roces la herida con el calzado. Las ampollas son la forma en la que el cuerpo pide un poco de descanso.
  • Si la burbuja es pequeña, lo mejor es que la dejes sanar por sí sola pues la piel puede absorberla. Pero si la hinchazón tiene más de 3 cm, debes armarte de valor pues hay que drenar el líquido. Necesitarás aguja esterilizada para pinchar el abultamiento y gasa limpia para presionar los laterales de la lesión. Ten en cuenta estos complementos al momento de hacer el equipaje.
  • Al día siguiente ya estarás listo para regresar a tu peregrinaje en el Camino de Santiago. Protege la ampolla con una bandita adhesiva o apósitos de gel anti-fricción y utiliza calcetines suaves de materiales absorbentes (No te olvides: ¡Siempre sin costuras!). También recomendamos intercambiar de vez en cuando el calzado cerrado con sandalias cómodas y descubiertas.
  • En cada tramo debes vigilar la evolución de la ampolla, limpiarla (el agua templada también es útil) y adaptar su protección de acuerdo al clima y el tipo de terreno. En caso de que observes pus, inflamación, mal olor y aumento del dolor, entonces debes acudir al centro de asistencia más cercano, en el camino hay muchos.

 

Añade un comentario